Presentación

Ubicación

El núcleo de Nam Sai, formado por varias hatcheries que trabajan al unísono, ocupa, en la actualidad (2014), un total de 95 hectáreas y se ubica en el distrito de Ban Sang, en la provincia de Prachinburi, aproximadamente a 90 Km al este de Bangkok (ver mapa).

Historia

Nuestra historia comienza en el 1994 cuando Warren Andrew Turner, el fundador de Nam Sai Farms, trabajaba en investigación, desarrollo y capacitación de producción comercial de tilapia todo macho, bajo la supervisión del Dr. David Little (el creador del actual sistema de producción en hatchery de tilapia en sistemas de hapas), en el Asian Institute of Technology (A.I.T.), Bangkok. Siendo un fanático de los peces desde la infancia, y maestro en acuicultura por la Universidad de Stirling, Escocia, y teniendo la habilidad de hablar tailandés (fue voluntario de la VSO con anterioridad), Warren decidió embarcarse en el proyecto de su vida. Como apoyo incondicional estaba su prometida Bu y un par de amigos tailandeses, Pramot y Worapat, que se convirtieron en amigos para toda la vida. Se eligió la provincia de Prachinburi, como zona adecuada para las instalaciones debido a la calidad de sus aguas y cercanía a los principales mercados. Bu se invento el nombre Nam Sai, que traducido al tailandés significa agua clara, y el resto es ya historia.

Desarrollo de la empresa

La empresa se fundó en el 1994 y el plan inicial era la producción de dos millones de alevines todo macho de calidad para abastecer al sector de la tilapia tailandés. El uso de un sistema de recolección de huevos, incubación e inversión sexual de alevines (estos alevines a menudo se conocen como larvas en acuicultura, nos referimos al alevín que es capaz de nadar a la superficie, en busca de alimento, una vez ha consumido el saco de vitelino, término conocido en inglés como swim up fry) durante 21 días administrando alimento impregnado en metiltestosterona, facilito la producción regular de tilapias 100% macho. Estudios anteriores realizados en el A.I.T. mostraban que los peces producidos mediante esta técnica son machos físicamente de por vida, poseen niveles normales de hormonas sexuales y se pueden consumir sin ningún riesgo. De repente, la tilapia se convirtió en un pez popular y la duración del engorde se redujo casi a la mitad, las tasas de conversión de alimento se redujeron notablemente, y se permitió la cosecha de peces de gran tamaño y tallas uniformes, imposible con peces de ambos sexos. La respuesta de los productores locales fue abrumadora y Nam Sai empezó su proceso de expansión conducido por la alta demanda de alevines que continúa en la actualidad.

El desarrollo de Nam Sai Farms comenzó en el 1994 con la construcción de una finca de 10 hectáreas en suelo alquilado. No paso mucho hasta que la empresa tuvo que adquirir una mayor superficie para hacer frente a la creciente demanda. Se realizó una continua mejora y sistematización de los procesos de producción, y se desarrollo un sistema de gestión que facilito la expansión sin comprometer la calidad de los alevines. Es en esta época cuando la imagen de Nam Sai emerge como referente en la producción comercial de alevines de gran calidad a precios competitivos.

Otro hito que marcó un antes y un después fue el desarrollo de variedades de tilapia más fuertes, resistentes a enfermedades, de mejor aspecto y coloración y rápido crecimiento. Al inicio toda la producción se centró en la variedad Chitralada de tilapia del Nilo, adquirida en A.I.T., pero en el 1997 la variedad GIFT fue introducida, seguida de dos variedades de tilapia roja en el 2001, y la Big Nin en el 1995. El proporcionar una amplia gama de opciones ha sido una de los razones para satisfacer la demanda de nuestros clientes. Cada variedad tiene sus ventajas y desventajas. Es cierto que la producción de distintas variedades es laboriosa para la hatchery y Nam Sai está trabajando en la actualidad en una única variedad de tilapia del Nilo y tilapia roja que crezcan rápido, pero que además sean también muy resistentes a enfermedades y al manejo para satisfacer a todos los clientes.

Nam Sai se ha esforzado en comercializar sus alevines tanto en Tailandia como en el extranjero. Para lograrlo, Nam Sai ha creado un modelo, de tipo franquicia, en el cual alevines de tilapia y alimento son suministrados a fincas localizadas en zonas de producción distantes. La primera franquicia experimental abrió en la provincia de Nakhon Pathom, Tailandia, en marzo del 2005 y ha sido un éxito. Nam Sai ha sido capaz de mantener la calidad en estas instalaciones y se planea la apertura de más operaciones de este tipo. La creación de una empresa mixta en Mymensingh, Bangladesh, en el 2010 fue un paso más en el crecimiento de Nam Sai Farms. Esta empresa se llama Spectra-Hexa-Nam Sai y se ha expandido considerablemente y existen planes de abrir una segunda hatchery en Narail para hacer frente a la alta demanda de alevines en esta parte del país.

Aunque los alevines todo macho son el principal producto de Nam Sai, también producimos alevines de bagre o panga (Pangasius hypophthalmus), gurami trepador triploide (Anabas testudineus) y barramundi o lubina asiática (Lates calcarifer). La producción y venta de material de acuicultura es otro de los sectores de los que se encarga nuestra empresa asociada Baan Pramong (www.farmaqua.com). Esta empresa complementa la exportación de alevines de Nam Sai ofreciendo servicios de consultoría y cursos de formación, como servicio integral al cliente.

Todo este desarrollo no sería posible sin la investigación que se ha llevado a cabo. En el 2006, como progresión natural al crecimiento de la empresa, se empezó a realizar investigación por contrato a empresas del sector y es, a día de hoy, una parte importante de nuestro negocio. Investigación en el sector comercial, un trabajo profesional y a precios económicos son los atractivos para que empresas privadas prueben sus productos. Unos buenos resultados son una herramienta de marketing muy útil y ayudan también a ajustar y mejorar los regímenes de uso de los productos.

El desarrollo de una empresa es el resultado de la integración de investigación, circunstancias, financiación, conocer a la gente adecuada y tener gente disponible para hacer el trabajo. Aunque Nam Sai luchará por ir en la dirección adecuada, solo el tiempo dirá en que se convertirá en el futuro.